28 de abril de 2010

Caruso: “A VECES ES NECESARIO SER EL MALO PARA DEFENDER LOS INTERESES DEL CLUB"

Pablo Caruso, Vice primero, y Fabián Grinceri, Secretario General, dialogaron con Chicago Total en tiempos en los que los contratos de los futbolistas están en tela de juicio. También hicieron una revisión de la actualidad deportiva y financiera.

Tiempo atrás se trató el tema del nuevo Convenio Colectivo de Trabajo nº 557 (click para leerlo), en la Mesa de la “B” Metropolitana. En realidad solo servía para hacer catarsis, ya que tuvieron conocimiento del mismo cuando ya había sido homologado. Lo cierto que no solo el daño a los clubes está en lo relacionado a la firma de contratos, hay muchos perjuicios más. Por ésta razón, decidimos dialogar con Caruso y Grinceri, ambos abogados y dirigentes del Torito.

Pablo Caruso: En su momento le preparé a Gustavo (Lacanna) un informe donde detallaba como iba a funcionar algo que nos vendían como una panacea, que iba a terminar con el robo de jugadores menores de 23 años. Hoy, con lo de Damián Lemos somos un caso testigo. Su contrato está protegido por la legislación, funcionan las prórrogas automáticas. Sin embargo, si al jugador se lo llevan afuera del país sabemos que FIFA lo va a habilitar. Es por eso que en el club tomamos la decisión de hacer los contratos a plazo fijo, más allá que tengan la edad para el contrato pomocional, ya que ésto sólo tiene validez fronteras hacia adentro.

Esa resolución representa una apuesta a ciegas, ya que al no existir la Tercera División no se sabe si el jugador al que se le hace contrato para retenerlo, va a rendir o no...

PC: Es un gran perjuicio para los clubes. Vos antes esperabas al final de la temporada y decidías sobre la continuidad del jugador. Si rendía le ofrecías renovar el contrato y siempre tenías a tu favor la cláusula del 20%. Hoy tenés que apostar con contratos largos sin poder preveer el resultado.

¿La única herramienta que le queda a los clubes en caso como el de Lemos es el de reclamar por el “Derecho de Formación”?

PC: Sí. Por eso digo que la oferta que nos hicieron por Lemos era irrisoria (U$S 50.000) ya que sólo por los derechos de formación vamos a obtener mucho más. Haremos nuestro reclamo a FIFA. de ser necesario.

Fabián Grinceri: Cuando se firmó este convenio, tanto AFA como Futbolistas Argentinos Agremiados decían que de esa manera se protegía a los clubes para que no perdieran a sus jugadores. Ellos nos tienen que acompañar en este reclamo. Esperamos que así sea.

Más allá de la expectativa que tienen con Agremiados, lo cierto es que aquí se ven favorecidos los clubes poderosos...

PC: Es así, son los que tienen la capacidad de afrontar 50 contratos profesionales. En clubes como el nuestro, por más esfuerzos que hagas en el fútbol amateur, no lo podemos hacer.

FG: Sin dudas afecta a las estructuras del fútbol amateur. Nosotros tenemos un presupuesto anual que supera el millón de pesos, vamos a formar jugadores que los van a disfrutar otros.

DAMIÁN LEMOS. Sin dudas que el futbolista no haya firmado la renovación de su contrato afecta al club, pero no deja de ser cierto que es algo que golpea a los dirigentes que estuvieron al frente de las negociaciones. Una mezcla de bronca e impotencia, de dolor con frases muy fuertes de ambas partes. En esta película a Pablo Caruso, según el entorno del jugador, le tocó el papel de villano. “A veces es necesario ser el malo de la película si sirve para defender los intereses del club”, confesó el Vicepresidente primero.

¿Se sintieron estafados?

PC: La verdad, sí. Desilusionado, estafado, dolido. Cuando uno charla cara a cara con alguien pretende recibir lo mismo que ofrece. Nosotros fuimos sinceros y del otro lado no recibimos el mismo trato. Y me duele por el chico, porque a él sí le creí cuando hace unos días nos dijo que iba a firmar. Al representante nunca le creí nada.

FG: Tuve la posibilidad de decirle a Damián que lo más lamentable era que él no podía hacer lo que más le gusta: jugar. En esa última charla me fui con la convicción que iba a firmar.

PC: En ese momento Damián nos hizo una propuesta: firmaba por un año y si al cierre del libro de pases no había ningún pedido por él, nos firmaba por otro más. Le dije que me parecía perfecto, que creía en su palabra. Estoy convencido que él no está de acuerdo con la decisión que tomaron el representante (NdeR: Omar Ursino) y su padre.

Luego de la charla del jueves 15 de abril, cuatro días después, encontraron una posición intransigente del padre, quien sostenía que no quería que Damián jugara más en Chicago. Ofrecía un resarcimiento de 50.000 dólares y si el club no aceptaba se lo llevaba igual, sin dejar nada. ¿Esperaban una situación así?

FG: Para nada. Con el jugador habíamos quedado en otra cosa. Fuimos a la reunión con la predisposición de mejorarle el contrato y si existía alguna oferta sobre su pase, decirles cuál era la cotización que tenía Chicago sobre él.

PC: Esto no empezó ahora. En octubre del año pasado Pablo Ruiz, Adrián Scifo y Lemos se encontraban en la misma situación. Con los dos primeros arreglamos en poco tiempo, el Representante de Lemos siempre nos puso trabas. Argumentaba que si firmaba por tres años, el club no lo iba a vender en caso que llegara alguna oferta.

¿En algún momento hubo alguna oferta por Lemos?

FG: Jamás. El representante decía que lo querían de tal o cual lugar, pero al club nunca llegó nada.

Uno de los argumentos que sostiene el representante es que ustedes tenían negociado al jugador.

PC: No es verdad. ¿Y si lo fuera? Si eso es lo que ellos pretendían. Cuando hablamos por primera vez de su contrato, en octubre, Lemos me dijo en la cara “yo no quiero estar un año más en Chicago, le tengo cariño al club pero en la B Metro desaparezco”; ahí se empezó a ver cuál era la intención y el camino que iban a seguir.

¿Qué un jugador no se destaque en la “B” Metro y desaparezca es por culpa dirigencial o impericia propia?

PC: Recuerdo haberle dicho al jugador sobre ese punto “estás jugando en forma mediocre en la tercera categoría del fútbol argentino, no podés venir a exigir nada”. Es que no nos damos cuenta de un error que cometemos muchos: les hacemos creer que tienen nivel para jugar en Europa. Desde que entran al Polideportivo, pasan por la portería y llegan al buffet les dicen que están para jugar en el Real Madrid, en el Milan. Cuando en verdad están en la tercera categoría del fútbol argentino, sin destacarse, mucho menos, más abajo de la mitad de tabla.

ESA ESPINA LLAMADA FÚTBOL. Está terminando la temporada, Chicago ocupa una posición no deseada que lo lleva a mirar desde afuera la definición, no solo del torneo, sino del cuadrangular que deposita a un club en la Promoción para ascender. Esto lleva a hacer un balance. ¿En qué se equivocaron?

PC: Ufffff, en mucho. Los que hacen están propenso a cometer errores, más en el fútbol que es tan subjetivo.

¿Les jugó en contra esa definición que sostenía que ningún jugador de afuera iba a ganar más que uno del club?

PC: Cuando asumimos había jugadores que ganaban $ 30.000 y otros $ 1.000 y estaban en el mismo equipo. Eso era contraproducente en el plantel. Quisimos privilegiar a los chicos del club, le dimos una responsabilidad que quizás no estaban preparados para asumir. No le caigo a ellos, pudo ser un error nuestro. En la próxima temporada estoy convencido que tiene que ser distinto.

Ustedes mencionaron el campeonato económico, ¿cómo les fue en ese aspecto?

FG: En lo que tiene que ver con el presupuesto del club no digo que hemos ganado el campeonato, pero sí ganamos unas cuantas fechas. Hoy nos condiciona todo lo atrasado, de lo contrario los egresos estarían equilibrados con los ingresos.

Ganaron muchas fechas, pero el equipo está en la B Metro...

FG: Va relacionado. Tenemos que armar un buen equipo, hacer el mayor esfuerzo posible sin hipotecar el club.

PC: El campeonato económico hay que dividirlo en dos. Una parte es que no le generamos nuevas deudas al club y eso es importantísimo. La otra es afrontar las deudas atrasadas. Por eso el déficit va a ser siempre grande hasta que tengas una deuda manejable.


UNA APUESTA, UNA OBLIGACIÓN. No terminó la actual. Parece lejano el comienzo de la próxima temporada, entre fines de julio y comienzos de agosto, sin embargo en Chicago no hay tiempo que perder.Si bien la génesis de todo trabajo está en las divisiones inferiores, con la continuidad del equipo en la “B” Metropolitana las inferiores pierden el privilegio actual de jugar con los clubes de la “A”. Por eso es necesario que la apuesta esté dirigida al fútbol profesional.

PC: El dirigente tiene que saber adaptarse a los momentos y a las situaciones. Nuestro proyecto apuntaba a potenciar el trabajo en las divisiones inferiores, pero lo hicimos pensando con el club al menos en la “B” Nacional. Ya vamos para tres años en esta categoría, hay que adaptarse y cambiar. Es el momento de poner el mayor esfuerzo en el fútbol profesional, es lo que nos va a sacar de esta situación. Debemos armar un equipo competitivo aunque eso no te garantice nada.

FG: Ese tema lo debemos debatir. Tenemos que acertar en armar el mejor equipo. Yo no estoy de acuerdo cuando dicen que no sirve ninguno de los jugadores que trajimos, es más, estamos pensando en varios de ellos para que sean la base del próximo plantel.

Cuando algún periodista habla con Carboni, Russo o Erviti, ellos manifiestan que quieren seguir en el club. Cuando hablan con ustedes ¿Cómo es la negociación?

PC: Nosotros queremos ser prolijos. Primero vamos a escuchar a Jorge Traverso y Roberto Vega sobre quienes son los que ellos quieran que sigan.

Eso es lo formal, ¿en lo informal ya hablaron algo?

PC: (risas) La gran mayoría se quiere quedar.

¿Qué pautas van a existir en las charlas con los técnicos?
FG: Convengamos que no estamos ante un cuerpo técnico cualquiera. Tenemos mucha confianza en ellos, tienen conocimiento del club, saben qué característica debe tener un jugador que venga a
Chicago.

PC: Trasladado a una fábrica, el técnico es tu gerente, es quien conoce del tema. La virtud del dirigente es poner gente que sepa del tema y descansar en sus decisiones. Te tienen que dar opciones y sos vos quien toma la última decisión en lo que tiene que ver en lo humano, en lo económico, sus antecedentes, su experiencia.

EL CENTENARIO, EL FUTURO. No podíamos evitar hablar de algo que parecía tan lejano y está a la vuelta del almanaque: Chicago el año próximo cumple 100 años.

PC: Uno se siente orgulloso de ser integrante de la Comisión Directiva que estará en el centenario del club. Es una enorme satisfacción y algo que nos ilusionaba cuando nos presentamos en las elecciones. Tenemos muchas ideas que ya se van a ir enterando. Queremos festejarlo acorde a la historia del club, nadie va a quedar desilusionado, vamos a estar a la altura de las circunstancias.

Ya que nos estamos proyectando al año próximo, allí se van a realizar las elecciones en el club. ¿Ustedes son la Comisión Directiva que vino a emprolijar las cosas para que quiénes sean elegidos en el 2011 puedan pegar el salto?
FG: Gustavo siempre dijo que somos una C.D. de transición.
P.C.: Este período es de transición, nuestra agrupación no. Nuestro proyecto es a largo plazo. Nos queremos quedar todo el tiempo que sea posible. Nueva Generación Verdinegra va a apostar a continuar.
F.G.: El nombre de la agrupación no fue elegido al azar. La edad promedio de nuestros integrantes es de 30 años. Queremos proyectar un club para los próximos 20 ó 30 años, tratando de trabajar sobre una misma línea.

Julio Cordara y Fabián Rodríguez.

Fotografías: Gentileza de la Secretaría de Relaciones Públicas de Canch y de Glorioso Chicago.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

coincido plenamente con vos julio, sos el pensamiente de muchos de los verdaderos hinchas de chicago.
capilla del señor

Anónimo dijo...

Julio,Fabian..en la cena a beneficio estuvo presente jony santana??si es posible aclararme la duda

gracias,Cristian-

Bianca Pascuchelli dijo...

Qué lindo deporte el futbol... Los admiro porque acá en Estados Unidos, donde vivo yo, le dan mucha bola al basket pero la verdad que tiene mucha menos emoción y corazón que el futbol. A todos mis amigos cuando van para Argentina, les recomiendo que vayan a la bombonera o en este caso podría ser Chicago, porque no? Y siempre les digo que es una experiencia única. Te hacen un tour por el lugar, entrás al estadio, quizás te cruzás con algún jugador famoso y también tenés el museo boquense. Hace unos años yo viajé y como mis apartamentos Buenos Aires estaban por ahí, hice el tour de Boca sin grandes expectativas y salí emocionada, así que lo recomiendo. Y ahora quiero conocer el de Chicago!